Destino: Ningún Lugar

lunes, 16 de agosto de 2010


He aprendido a no mal gastar las palabras
No he de comunicarles lo que literalmente el corazón siente
¿Para qué?
¿Te importa?

Esta tarde hubo sequía
Y la melancolía descrita en mis cuentos tomó vida,
Mientras otros festejan un gran triunfo
Yo me revuelco sobre la cama mientras me duele el cuerpo.

Mi piel no es tersa
¡Nunca más!
Quisiera ser ése cuervo para poder decirle tal,
Ayúdame a encontrar la manera de cambiar.

-¿Qué carajos...?-
Se pregunta el alma.
-Te quiero, te quiero- Ríe con despecho y grita. -¡Te quiero!-
Sin embargo, todo está más que expuesto
Y las lágrimas de Alma son agrías
Tan agrías cómo aquel chocolate
El que obligas a que coma
El que guardo cuando desapareces

Mientras yo hablo sola
Tan sola, tan sola
Y me vuelvo loca
Tomo la cabeza, el brazo, mi pierna
El busto que tanto te gusta
y me corto las partes que añoras
seco el frío puñal envuelto de rojo carmín
y te mando mis partes en una nube que jamás llegará
pues ésta ya no sabe quién eres en realidad.


¿O es que me perdí yo en el camino?
Prende una vela
Un incienso
Fuma
Así si te encuentro.


2 comentarios to Destino: Ningún Lugar:

bixitoluminoso dijo...

este poema...

debe de ser que hay algun humo de cigarro cerca, porque... !me encontro!

Luciérnaga : ) dijo...

que alivio saber que te hayas encontrado pequeña luciérnaga
es un honor saber que éstas letras hayan provocado tal cosa a tu ser

saludos.

Publicar un comentario